VII //

5 planetas.


Los demonios abandonan el letargo y cargan con una fuerza aterradora, el mundo se derrumba ante tus pies y la fantasía se tiñe de oscuridad. La sangre hierve bajo la venas, y es entonces cuando tu cuerpo te grita que lo dejes salir. Que incluso el más oculto de los secretos pide libertad y no es hasta que la consigue cuando el alma reposa. 

Y entonces todo vuelve a la normalidad, el color vuelve a teñir sus mejillas y el tiempo se detiene en cada susurro. 


Que grano a grano se puede crear una montaña como a parpadeos una eternidad y yo hace demasiadas eternidades que guardaba esto.


5 comentarios :

  1. Nadie puede guardar un secreto eternamente. Si no lo compartes, a veces las palabras te ahogan.
    PD. Me alegro de que volvieras por aquí. No es por hacerle un feo a las reseñas, pero me gusta mucho más esta faceta :)

    ResponderEliminar
  2. Hay que dejarlo ir. Esos gritos y ese dolor.
    Me encanta(:

    abrazos ( de oso )

    ResponderEliminar
  3. Los secretos te pasan facturas tarde o temprano...Besos, hermosa entrada. Te espero en mi blog.

    ResponderEliminar
  4. Después de la tormenta siempre llega la calma.
    Precioso texto.

    ResponderEliminar
  5. Es necesario soltarlo todo.
    Gritar, correr, descargar.

    Es lo que nos mantiene en ritmo

    ResponderEliminar

Envíame una lechuza con tu mensaje.

 





Todo el contenido está protegido. ©2014